«Zementerio» de Javier Herce — Como una película delirante de zombis clásica en tus manos que te hará temblar

Buenas, letores. Hoy quiero empezar una sección que me parece muy útil y lo hago única y estrictamente por propia voluntad. Creedme, si me hubieran pagado por esto me habría ido de viaje y estaría escribiendo desde otra ciudad o incluso otro país.

No ha sido mi primera vez con Javier Herce. Hace unos años una chica con la que estaba saliendo compró varios libros por internet y la tienda de la editorial le ofreció por un euro más un libro en formato electrónico, y me cedió el privilegio de elegirlo para enviármelo por correo. De entre todos ellos escogí un libro de este autor: La venganza del vampiro.

Han pasado muchos años y todavía recuerdo muchos detalles de esa época que parece repetirse, como una burla, como si un escritor capullo  con más bilis que sangre estuviera escribiendo mi historia. Por suerte son solo coincidencias y hechos de los que se puede aprender.

Recuerdo que leí La venganza del vampiro poco después de dejar de hablar con esa persona que me lo regaló, casi buscando desahogarme con un poco de terror de carácter victoriano. Por aquel entonces todavía no tenía lector de libros electrónicos. Leía directamente en el ordenador o en una tablet. Me dolían los ojos como si hubiera estado horas mirando al sol o no me hubiera limpiado las gafas en semanas. Y, sin saber mucho de terror, lo disfruté bastante. Era una historia sobre vampiros en la España profunda durante el siglo XIX con muchos guiños a Drácula. Todavía no había leído la gran novela de Bram Stoker, y más tarde al leerla me acordé en muchas ocasiones del libro de Herce. Me pareció un buen libro, entretenido, ameno y un poco loco. Llegué a contactar con el autor, y hasta me dio unos consejos para publicar un proyecto que tenía entre manos y que no salió del todo bien. En fin, viejas historias.

Ahora, años después, un poco más sabio y un poco menos ignorante, sigo tratando que me publiquen. Continúo esperando ganar algún certamen y me asaltan dudas de si debería abrir un canal de YouTube para que me permitan publicar con facilidad. Que conste que no lo he descartado. Pero tengo otras prioridades.

Hace no mucho tiempo conseguí una licencia gratuita por tres meses de una plataforma de libros electrónicos online, cuyo no nombre no diré para no hacer publicidad, y encontré esta novela de Herce que tenía pendiente de leer. Trataré de no spoilear, como siempre, porque se trata de un caso en el que la trama te sorprende una y otra vez. Si sois perspicaces, adivinaréis por qué el título está escrito con «Z».

He de admitir que al principio estaba escéptico. Los dos primeros capítulos son muy cortos y aparentemente no están relacionados. Mi cabeza decidió jugarme una mala pasada y pensé: «No, tú no. ¡Otra puta recopilación de microcuentos que no llevan a ningún lugar no!» Por fortuna el tercer capítulo es más largo y es donde la historia empieza a cobrar vida. Es curioso, porque pensé por un instante en dejarlo a la mitad tras el segundo capítulo. Por suerte decidí seguir y me enganché desde el tercer capítulo. De todas formas no recomiendo saltarse los dos primeros capítulos porque son breves, están bien escritos y tampoco dejan de ser entretenidos.

Del resto de la obra no puedo hablar por razones obvias sin entrar en detalles. Lo que sí puedo decir es que creo que el objetivo de las historias de terror se cumple. Es una historia no demasiado larga, muy entretenida, con giros, con sorpresas, y muy visual. Logra mantener al lector enganchado a un relato de terror. Y si estás leyendo esto, Javier, ya que te pienso dar la turra por Twitter, en más de un momento tus palabras me han provocado angustia. ¿Recuerdas lo de la uña? ¿Y lo de las ventanas? Sentí escalofríos en el metro de camino al trabajo, cabrón. Gracias. Un libro de miedo te mantiene despierto con más eficacia que un café.

Como iba diciendo, la novela resulta increíblemente visual. No tiene largas descripciones de esas que aburren y que he de reconocer que me gustan, así que me formé mis propias imágenes para los escenarios y los personajes.

Y este es otro punto a favor de decir de este libro. Los personajes resultan creíbles, realistas, un poco locos, casi tanto como el autor, y bastante apegados a su persona por lo que cuenta Javier en el epílogo. No en balde, este señor se denomina gótico, como algunos de los personajes, y he de darle la razón de que los cementerios son lugares tranquilos, silenciosos, llenos de paz y de esculturas, donde se puede respirar en calma y cuyos muros no dejan entrar el bullicio y la infelicidad del exterior. Sí, estar rodeado de muertos puede ser más cómodo que codearse con ciertos vivos. Esta alma solitaria te comprende. Y, aparte, me resulta muy gracioso ponerles caras a los personajes: de un villano de un videojuego, de una youtuber, de un personaje televisivo que cogió fama por hacer el ridículo, e inclusive yo mismo. ¿Y por qué no?

Quisiera terminar esta entrada con una invitación a conocer a este escritor luchador, músico y amante de la paz. No solo narra con mucha naturalidad y te atrapa con su voz narradora, sino que es muy gratificante descubrir a un autor fascinante cuya historia parece una película de esas por las que vale la pena pagar una entrada. No esperéis ningún apocalipsis ni una recopilación de clichés. Y sí, vale la pena pagar por él. Tengo que hacerme con el resto de sus libros de terror. Podéis encontrar también varios libros de temática LGBT+, deduzco que se debe a que el autor pertenece a dicho grupo.

Pero mucho más allá que un gótico, un autor que parece más lector que escritor o una persona LGBT, el creador de Zementerio es un alma cándida que te invita a soñar con muertos para resurgir de una experiencia macabra siendo una mejor persona, aunque sea para aprender a aceptar a quien te dejó de amar.

Joder, he vuelto a hablar más de mí que del libro o del autor prácticamente. Me tengo que controlar. Pero eso es para otro día. Te recomiendo a Javier Herce, te recomiendo Zementerio y si algún día me paso por Madrid te atosigaré para que me des un ejemplar firmado de La casa Ferrer.

Gracias y hasta otra entrada.

Mis redes sociales:

Facebook: https://www.facebook.com/RubenBenitezEscritor/

Twitter: https://twitter.com/LlamanSati?s=09

Instagram: https://www.instagram.com/me_llaman_sati/?hl=es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s