Muchas gracias Raphael Bob-Waksberg por hacernos llorar y ponernos a reflexionar con BoJack Horseman

La reseña de hoy es muy personal. Todas lo son, pero esta lleva una carga emocional difícil de plasmar mediante palabras. Por si acaso no queda reflejada, lo digo explícitamente desde el principio. Y también diré que no me importa que no quieras ver la serie por motivos superficiales, porque no está hecha la miel para la boca del asno.

Para empezar, siempre me han gustado las series de dibujos animados controvertidas y a la vez no tanto. Por un lado crecí viendo Los Simpson y los sigo viendo muy a menudo por nostalgia, pero también por los sentimientos que me siguen despertando muchos de sus capítulos clásicos. Eran capaces de contar historias tristes o dramáticas sin desprenderse del humor. Este principio lo aplico mucho en mi día a día y ser capaz de reírme de las desgracias propias me ha traído buenas amistades. También hay personas que encuentran mi humor un tanto repugnante y despreciable. Desde luego, darle importancia a ello sería perder un tiempo valioso que podría invertir en ver o crear memes.

Así mismo, también me ha gustado mucho Futurama y tengo ganas de que empiece la transmisión de Desencanto. Y en cuanto a las series de Seth Macfarlane, creo que Padre de familia lleva años estancado y ya no tiene ese humor controvertido, absurdo y un poco tonto que poseía desde el principio. No obstante, siempre nos queda Padre made in Usa, que sigue explorando nuevas formas de hacernos reír. Con respecto a otras series más infantiles, creo que en Bob Esponja se hizo un trabajo magnífico que duró pocas temporadas.

También creo que deberían haber transmitido Duckman en abierto en su momento, ya que verla hoy en día, treinta años más tarde, y por internet es un esfuerzo considerable. Por lo que respecta a South Park, me he reído con varios capítulos y sin embargo me he encontrado con otros un tanto tristes. Y ese es el problema que le veo a la serie: sabe hacer reír pero no sabe mantener el equilibro entre emotividad y humor en momentos tristones. En su caso resultan simplemente devastadores.

Por otro lado, hay series del mismo estilo que no me gustan, no me enganchan y no veo motivo para quedarme a verlas. King of the hill me aburre, Rick y Morty me resulta imposible verla porque Rick me produce arcadas y Hora de aventuras no me seduce como sí lo ha conseguido con mucha gente de mi edad. Por no hablar de que sus diálogos dan pena ajena. De ahí en más, otras series modernas de este estilo ni siquiera me llaman la atención y cada vez que he intentado ver una me he encontrado con un producto que puede estar bien para muchas personas pero no lo encuentro disfrutable. Este es el problema que le veo a estas series americanas que mezclan comedia con drama y no tienen un público objetivo claro: que parece que están ahí solo para entretener y no logran acariciar el corazón del espectador. Por eso me ha extrañado tanto que BoJack Horseman me haya atrapado. Y quizá para siempre. He de reconocerlo, ha sido toda una sorpresa, ya que al principio creí que se trataría de una serie más del montón con una fama efímera. No obstante, tras descubrir que gente que considero que tiene un buen criterio me la recomendase, le di una oportunidad. Y no hay día que no de gracias por ello.

BoJack_Horseman_Logo.svg.png

Seamos claros, entretener a una persona mediante una serie de televisión no es tarea fácil, pero lograr que esa persona se emocione con tu serie y se olvide de sus problemas por un tiempo, o incluso lo que está viendo la ponga a reflexionar sin que lo haga de forma forzada, es tarea de genios. Y en ese aspecto el equipo creativo de esta serie son genios dignos de admirar.

Hace mucho tiempo adoraba que producciones como Aquellos maravillosos 70 me hicieran reír como un loco, y que otras más serias como Malcolm in the middle me entretuvieran con argumentos tristes y, de algún modo, me hicieran reír levemente. A decir verdad, no me reía con Malcolm y rara vez me río con BoJack. Llegados a este punto, ya me da igual reírme o no con una serie mientras me entretenga.

Comedias hay a patadas y pueden hacerte reír mucho más que esta producción de Netflix. Pero con las aventuras de BoJack y los suyos te vas a sorprender a ti mismo o misma pensando acerca de temas que tal vez no tocabas por miedo o por vergüenza, o porque no son nada agradables.

La serie trata temas como la depresión, el fracaso, el desamor, el poder mediático, los méritos no reconocidos, la constante búsqueda del éxito, la caída en vicios varios, la infelicidad, las infancias traumáticas, la falsedad de la sociedad actual, y muchos temas más en el hilo conductor de lo que le ocurre a un actor que llegó a la cima muy joven y de forma repentina durante los años noventa y que ahora se ha cansado de la vida de famoso. Vive en su mansión rodeado de su agente y exnovia, un amigo joven y un poco torpe, un actor que ganó mucha más fama con una serie que plagiaba a la de BoJack y una aspirante a escritora que aparece en su vida para escribir su biografía.

Pongo las manos en el fuego. Si esta fuera una serie con actores o con dibujos realistas, no solo no habría tenido esta repercusión sino que resultaría muy difícil verla. De hecho, no creo que hubiera pasado de la segunda temporada. Y es gracias a su mezcla de personajes humanos e híbridos de humanos y animales que es tan especial. Puede parecer una serie más para adolescentes, o incluso una producción barata y tonta. Hasta que ves varios capítulos y descubres que no es oro todo lo que reluce. En realidad, no todo reluce en esta serie, pero a ojos de este servidor es oro.

Sobre los detalles en la continuidad de la serie que se pueden ver de fondo, de cómo interactúan los animales híbridos y sobre la filosofía que puede representar la serie en ciertos capítulos hay muchos artículos, vídeos y demás. Esto no es más que una invitación a cualquiera que pueda ver el bosque detrás de los árboles a que le dé una oportunidad.

Escribí esta entrada el mismo día que terminé de ver la cuarta temporada. Aún no me he topado con ningún capítulo que me haya disgustado o me haya resultado indiferente, sobrante o de relleno. Como con toda buena obra en esta vida, se puede hablar muy bien de BoJack Horseman en conjunto, en lugar de rescatar detalles destacables sobre la música, el estilo de animación o las voces invitadas. Y, para poner la guinda, me ha hecho pensar mucho en ciertos sucesos de mi vida privada.

¿Os dais cuenta de lo que está sucediendo? Habiendo dramas muy duros, serios y que narran auténticas tragedias, es una serie sobre un ser mitad hombre mitad caballo la que me ha hecho emocionarme, reflexionar y llorar. ¡Una serie de dibujos animados hechos por ordenador con un tío mitad caballo como protagonista! Y siento que mucha gente no lo va a entender. Preocuparse por ello también sería desperdiciar un tiempo valioso.

Creo que por fin he entendido a algunos lectores con los que no concuerdo en gustos pero con los que me gusta hablar y compartir opiniones, e incluso debatir. Porque todos conocemos a un lector que siempre sonríe, parece que todo le sale bien y que se emociona con los libros de amor, con las historias de amor y de pasión, y de traición y que llevan una carga emocional muy fuerte. A mí esas historias me aburren y rara vez las disfruto, pero entiendo que puedan gustar a la gente. Y si al leerlas sienten lo que yo con esta serie, que no dejen de hacerlo.

En septiembre de 2018 se estrena la quinta temporada. ¿Estarás ahí para verla? Yo sí. Y espero que estés conmigo, desde tu casa, disfrutando de doce capítulos más de esta serie tan increíble.

Gracias por leer y hasta otra entrada. Y gracias a Marta Boanza y Alfredo Carnuda por traducir y ajustar la serie. Aunque creo que no podré esperar y me veré la próxima temporada en inglés. Un abrazo.

Mis redes sociales:

Facebook: https://www.facebook.com/RubenBenitezEscritor/

Twitter: https://twitter.com/LlamanSati?s=09

Instagram: https://www.instagram.com/me_llaman_sati/?hl=es

Bojack

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s